jueves, 20 de noviembre de 2008

Cosas que pasan por el mundo...

Según se hace eco el diario El Mundo del pasado día 16 de noviembre, un intérprete de árabe estuvo trabajando para la policía sin contrato durante 4 años. Lo mejor son las referencias que dan de tal intérprete: "por ser amigo de un inspector jefe". Además, la policía le estuvo pagando sus servicios en metálico, sin dar cuentas a nadie (obviamente y como era de esperar), por traducir una media de cuatro horas diarias en la cafetería de un centro comercial. Pero no acaba ahí la cosa, su trabajo no se revisaba por nadie más que los propios agentes policiales que les acompañaban, y que no tenían ningún conocimiento lingüísitico de árabe, y las declaraciones que interpretó pasaron a ser automáticamente pruebas en los juzgados de la Audiencia Nacional. Increible pero cierto...
Ahora bien, una vez descubierto el embrollo, la Policía niega rotundamente el asunto, como era de esperar.
Aquí os dejamos el enlace al artículo, por si queréis seguir leyendo sobre el tema: http://www.elmundo.es/papel/2008/11/16/espana/2544122.html